viernes, 22 de noviembre de 2013

Raúl Camargo: "¿Que estamos saliendo de la crisis? Eso es una auténtica falacia"




Querido electrolector, ¿hasta cuando vas a reprimirte para soltar esa frase de la película 'Network' de "Estoy más que harto y no pienso seguir soportándolo"? Sabes desde hace tiempo que "hace falta una revolución" y en ELECTRODUENDE no nos basta con hacerle "sangre a la tele", que tanto nos separa del mundo, también damos cabida a personas que nos den luz para seguir los pasos de los electroduendes, ¡porque los humanoides se han vuelto locos! Nuevo Munster a.... Raúl Camargo, portavoz de la organización que más nos representa (y a ti):

Raúl, ¿qué es Izquierda Anticapitalista?

IA es una organización política revolucionaria, ecologista, feminista e internacionalista, que intenta luchar contra todas las formas de opresión a las que nos somete este sistema económico injusto y que trata de poner en pie otro sistema basado en la justicia social, en la solidaridad y que apueste por un tipo de socialismo autogestionado plenamente democrático y donde todas las personas puedan decidir sobre los aspectos que les afectan en sus vidas.

¿Cuándo nace?

Nace a finales del año 2008 y está integrada por gente muy diversa, pero que comparten estos fines y que, sobre todo, basa su actividad en el impulso y en el desarrollo de los movimientos sociales. A partir de ahí es cuando se puede empezar a construir un tejido social crítico que acabe ejerciendo de contrapoder contra todos los poderes que en estos momentos nos oprimen: económico, financiero, militar y otros que impiden que en este mundo pueda haber una justicia por y para los de abajo.

¿Ayudó el 15M a IA?

El 15M supuso un revulsivo frente a un estado de pasividad anterior bastante acentuado y eso ha hecho que mucha gente se dé cuenta del momento en que vivimos y de la gran estafa a la que estamos siendo sometidos. Fue un revulsivo muy importante pero necesita ser continuado por otros movimientos y por otros momentos de explosión. Ahí están las mareas que tienen mucho que ver con lo que supuso el 15M, pero hay que ir un paso más allá. 

¿Qué hay que hacer?

Hay que plantearse la necesidad de que mucha parte de la gente que formó parte del 15M dé el salto a construir una herramienta política. La lucha en la calle es fundamental, pero hay que hacerle frente también a los partidos del poder, y a los banqueros, y a las grandes empresas también en el terreno institucional. Aunque tengamos claro que por ahí no va a venir el cambio, pero sí hay que tener presencia ahí para poder reforzar lo otro, las luchas sociales y demás…

¿En qué momento está IA?

Esa es la fase en la que ahora mismo estamos muy implicados, intentar coordinarnos y colaborar con gente de los movimientos sociales, en concreto con gente del 15M, para intentar poner en pié una nueva alternativa política.

¿Se presentará IA a las próximas elecciones?

Forma parte de un debate que tenemos. Si lo hiciéramos tendría que ser acompañados de más gente, de otros movimientos sociales que tengan la necesidad de levantar una herramienta política que en ese momento tenga que tener una vocación de mayoría, no para hacer resultados testimoniales. 

¿Cómo estáis trabajando en ello?

A través de iniciativas como alternativas desde abajo y vamos a ver si en el futuro es posible poner en pie esta nueva herramienta política.

¿Qué os diferencia con Izquierda Unida?

Ellos apuestan por formar gobierno con el PSOE a distintas escalas, el más importante es el de Andalucía que afecta a la Comunidad más poblada del Estado. La gente trabajadora vota a IU pensando que eso suponga cambios importantes en su vida y al final eso se traduce, por ejemplo ahora en reducción de sueldos a los funcionarios públicos o haber despedido a centenares de personas de la Sanidad. 

¿No son políticas que funcionen?

Esta es una vía que ha fracasado y que está condenada a volver a hacerlo. Nosotros creemos que hay que construir una nueva alternativa política de ruptura que se plantee desobedecer los dictados de la Troika y no aplicarlos como se hace en la Administración Andaluza.

¿En qué más os distanciáis con IU?

La otra diferencia importante radica en la forma de hacer política, hay que cambiar hacia una despersonalización de la política y hacia formas de trabajo horizontal, asamblearias y participativas y las estructuras internas de IU no parecen que estén por esa vía. Hay determinadas líneas rojas que debemos tener en común y mientras estas no se produzcan no podemos llegar a acuerdos generales.

Nuevo Partido X…

Lo respetamos, por supuesto, que la gente se organice pero pensamos que no es la respuesta. Poner la tecnopolítica por encima de las diferencia de clase, que para nosotros son fundamentales. El mundo está dividido en clases sociales y los de arriba están intentando siempre machacar a los de abajo. Esto parece que el Partido X lo olvide y todo se resuelve votando por internet, haciendo macro encuestas o sistemas que solo usan las nuevas tecnologías para poder ganar la democracia. 

¿Tiene futuro?

Respetamos que se hayan formado y que sigan trabajando, pero creemos que no es la respuesta. De hecho, experimentos similares como, por ejemplo, los piratas alemanes fueron mucho más allá de lo que de momento lo ha hecho el Partido X, tuvieron representación en el Estado de Berlín y ahora mismo están totalmente desinflados. A pesar de que sean “el partido del futuro” no pensamos que vayan a ser un partido con futuro.

¿Quiénes son los responsables de esta estafa?

Los banqueros, en primer lugar, los especuladores en segundo, las grandes empresas multinacionales y los gobiernos a su servicio en las distintas partes del mundo. Son los responsables en ese orden y la pena es que ninguno de ellos está pagando, y la gente solo pone su foco en los políticos. Gente como Botín que declara que hoy ha vuelto a tener grandes beneficios el Banco Santander cuando están desahuciando a grandes centenares de personas en sus casas… eso nos parece que debería estar en el foco privilegiado. Solo podremos tener justicia social si estos personajes dejan de tener el poder que tienen y dejan de tener a su servicio todo el flujo de dinero, de crédito y de tasaciones financieras. La banca no debería ser privada y debería estar bajo un control público en todos sus aspectos.

Salimos de la recesión, ¿también estamos saliendo de la crisis como dice el Gobierno?

En absoluto. No hay más que comprobar las cifras de pobreza que se dan de forma periódica de organizaciones tan poco sospechosas de ser revolucionarias como Cáritas para ver que eso es una auténtica falacia. Al Santander le habrán ido mejor los beneficios, la prima de riesgo habrá bajado un poco porque el propio Estado está comprando deuda, pero en eso en absoluto supone que la mayoría de las condiciones de la gente excluida española esté mejorando. Nosotros pensamos que la crisis se va a pronunciar cada vez más porque cada vez hay más recortes de derechos sociales, cada vez se recortan más los salarios, las pensiones…

¿Qué pretenden construir en Europa, y sobre todo en España?

Modelos parecidos a los que hay en los países asiáticos, en India, China o Indonesia, países con tasas de crecimiento media o altas pero con unas bolsas de pobreza enormes. Con porcentajes altísimos de población, en torno al 40%, totalmente excluidos de cualquier derecho y vivienda en condiciones de miseria… Nuestra lucha está en combatir contra este capitalismo salvaje, que quiere empobrecer a la mayoría para enriquecer a unos pocos.

¿Los ricos son los más conscientes de todo?

Sí, los ricos son los más Marxistas de todos, no porque lo sean sino porque conocen bien las teorías de Marx y saben que ellos son una clase y que tienen que luchar para mantener esos privilegios y esos intereses de clase. La pena es que las clases trabajadoras, o los que viven de su salario por resumir, todavía son pocos conscientes de formar una clase social en la que tienen que construir herramientas sociales y políticas para defender sus intereses. 

Algo clave…

Sí, y es una de las tareas fundamentales que tenemos por delante: Construir una conciencia de clase que sea capaz de generar herramientas para su defensa, para la defensa de sus intereses e intentar revertir esa situación dramática en la que nos encontramos.

Para despertar esta conciencia deberíais de tener más cabida en los medios de comunicación. ¿Vosotros tenéis cabida en los medios de comunicación actuales?

Muy poca, la verdad. A organizaciones minoritarias como la nuestra nos dan muy poca cancha en casi ningún medio porque los medios también dependen de las grandes corporaciones, de las grandes empresas o de los bancos y estos tienden a privilegiar a los partidos del Régimen, al PP y al PSOE.

¿Cuál es el reto en este sentido?

Intentar crear nuevos medios de comunicación. Medios de comunicación alternativos y críticos, que acaben ocupando un espacio propio en la agenda mediática.

¿Qué te parece que personas como Pablo Iglesias, director de la Tuerka, acaben en programas de Intereconomía debatiendo con personajes de la extrema derecha?
Me parece bien, hay que aprovechar todas las oportunidades que te dan para poder llevar el mensaje crítico a capas de la población que de otra forma no se enterarían, o no leen las publicaciones alternativas de Internet. Decir cosas como las que dice Pablo es positivo para el mansaje de la izquierda.
¿Es suficiente?
No, hay que crear medios de comunicación propios, que tengan un contenido fundamentalmente alternativo y que sirvan para difundir otros mensajes, distintos a los de las grandes cadenas que hablan con una agenda mediática ya marcada. Programas como La Tuerka o Fuera Apache sirven para este fin.
¿De qué países debemos tomar ejemplo?