viernes, 14 de diciembre de 2007

Anabel Alonso: "Ojalá Lolo Rico regrese a la tele"





Anabel Alonso lleva sin parar desde que en 1993 protagonizara la serie Los ladrones van a la oficina, junto al recientemente fallecido Fernando Fernán-Gómez.

Actualmente, conduce Pelopicopata (Antena 3. Sábados, a las 20.00 h.), da vida a Mónica en La familia Mata (Antena 3. Lunes, a las 22.00 h.) y presentará las campanadas junto a Ramón García . Anabel nos habla de sus inicios en televisión, del amor, de los programas que invitan a personas anónimas para contar sus penas, del final de año que presentará y, sobre todo, de ella misma.

Comenzó en el 88 en La bola de Cristal, ¿eran conscientes del programa de culto que estaban haciendo?

Ahora, sí. Pasados 25 años te das cuenta de que sigue estando en vigor y sigue siendo imaginativo, inteligente, original y transgresor.

Y se trataba de un programa infantil... 
 Realmente era para los críos pero yo lo veía con mis veintitantos años y me quedaba colgada por toda la modernidad. Me gustaría que alguien tomara nota de esto y poder hacer algo que, con ese espíritu, eduque a los niños.

¿Qué le parece la programación infantil que hay ahora?

La programación infantil actual es inexistente. Ojalá miraran hacia atrás y tomaran ejemplo.

¿Cree que la directora de La Bola (Lolo Rico) tendría hueco en la televisión de hoy?Se lo tendrían que hacer. Ojalá.

Después se embarcó en El peor programa de la semana (La 2), que era un poco el Muchachada Nui de los noventa. Eran unos gamberros....

(Ríe).- Pues no lo había pensado así, pero puede ser. Era un programa genial con unos sketch muy divertidos, muy imaginativos, y con un reparto de flipar: Santiago Segura, Bonilla, Álex Angulo, Ramón Barea...

¿Cree que se ha perdido la libertad creativa de los artistas en función de la audiencia?
Absolutamente. Ahora te debes al resultado del día siguiente. Siempre esperas que coincidan tu criterio, tu libertad de creación, o tu propuesta con lo que le guste a la gente. Pero, desgraciadamente, no suele ser así. Ahora están los de Muchacha Nui, que no me lo pierdo.

Pero están en La 2... 

Afortunadamente, porque ahí les dejan estar tranquilos. La 2 es como la aldea de los galos. Es el reducto de este tipo de programación.

¿Ha sentido alguna vez que se traicionaba a sí misma por presentar algún programa?
 Intento hacer mi trabajo lo mejor posible. Hay cosas que te convencen más o menos pero es tu trabajo. Fernán-Gómez me enseñó que hay que elegir sobre lo que te ofrecen.

Presentó El flechazo en TVE y Estoy por tí en Antena 3, programas que ayudaban a encontrar pareja, ¿tiene usted algo de celestina?

Algo debo de tener. Creo que me escogen por mi manera directa para entablar relaciones con la gente. A estos programas acuden personas anónimas que no manejan el medio y yo intento ser muy cercana para que estén a gusto.

¿Qué opinión le merecen las últimas críticas que acusan al Diario de Patricia de fomantar la violencia doméstica?

Fue una desgracia horrible lo que sucedió. Creo que hay que documentarse muy bien. Esto de los reencuentros y las sorpresas es un arma de doble filo. Hay que hacer una labor exhausta de documentación y de información. Cuando juegas con personas, juegas con fuego, y yo creo que tienen que tomárselo de otra manera a partir de ahora.

Su personaje en La familia... es una enamoradiza ¿usted busca el amor en estos momentos?

Ahora estoy muy tranquila. ¡Virgencita, virgencita... que me quede como estoy!

¿Qué es lo que más le gusta de su físico?

Los ojos me gustan mucho. La parte de los hombros la tengo muy bonita y los pectorales también, y con el personaje de Mónica los exploto mucho.

¿Y lo que cambiaría?
 La nariz, que ya sé que tiene personalidad, pero si hubiese sido un poco más fina no me hubiera importado. También me hubiera gustado ser un poco más alta. Y en cuanto a la zona abdominal, me gustaría trabajarla un poquito más. Y hasta ahí puedo leer.

¿Qué es lo que más valora de su interior?

Me gusta mi sentido vital ante las adversidades y problemas. Me gustan los retos. No me achanto fácilmente.

¿Y lo que menos?

Quizá por ser hija única, soy un poco egoísta. Debería ser más generosa y menos egocéntrica.

Me dice que le gustan los retos y presentar las campanadas con Ramón García, sin duda, lo es...

Cuando me llamaron para proponérmelo me puse nerviosa, pero cuando me enteré que era con Ramón me relajé. Sigo un poco cagadilla por el directo, que a mi me encanta, pero con Ramón, que es el maestro de esto, veo las cosas de otra manera.

¿Cree que Ramón es el éxito de las campanadas o que la gente seguirá siendo fiel a la pública?

Lo de la Puerta del Sol y Ramón con su capa es un clásico. Yo creo que las campanadas oficiales están donde esté Ramón. Esas son las buenas.

¿Se pondrá tanga rojo como Anne Igartiburu?
 Por supuesto. Algo rojo llevaré.

¿Es supersticiosa?

Mira, yo ya no me quiero enterar de más cosas porque todo lo que sé lo hago: la ropa interior, el oro en la copa... Y cuando me dicen: "Y además..."; yo digo: "calla, calla, ya no me quiero enterar de más cosas".

Ójala no le pase como a Marisa Naranjo...

¡Ay, calla!, pobrecita mía. Mira que han pasado años, y con las cosas que ha hecho esta mujer en la tele...

Pero se le sigue recordando por su fallo en las campanadas


Para curarse en salud es mejor explicarlo antes de que empiece el lío. Y luego, la gente que se apañe.

¿Qué le pide al nuevo año?

Estoy contenta a nivel profesional y personal de cómo me van las cosas, y no quiero ser ansiosa, ni egoísta. Pediría menos crispación en la política y sobre todo la derrota y el fin de ETA. Eso, y que el euro de un poquito más de sí para la mayoría de los españoles.

---

SIGUE LAS ENTREVISTAS A LOS MUNSTERS DE LA TELE DE CRISTAL