miércoles, 20 de febrero de 2008

Ángeles Martín: "Para Diez Minutos fui una marioneta"




Ángeles Martín interpreta a la Chali, la madre de Bárbara en Yo soy Bea (De L a V, a las 16.15 h). La actriz, que alcanzó un éxito brutal a principios de los noventa con el programa Sin vergüenza, regresa a la televisión tras haber estado los últimos catorce años dedicada al teatro.

¿Cómo es La Chali? 

Es dicharachera, muy abierta para todo y muy segura de sí misma. También es horterísima, chavacana y vulgar.

¿Cómo se quedó cuando le dijeron que entraba a formar parte de Bea

Me lo dijeron el día de mi cumpleaños y ha sido el mejor regalo.

¿Y hace de madre de Bárbara, con lo joven que es usted? 
 (Ríe).- No tanto... Al principio le dije al director de casting que si estaba loco, pero la caracterización del personaje me ha ayudado mucho.

¿Cuesta trabajo intentar hacer reales personajes tan estereotipados?

Llevo catorce años en el teatro y haciendo personajes clásicos, eso me ha dado la experiencia para crear personajes de composición, pero lo más importante para el espectador es que se vea al ser humano. La labor que tenemos los actores es saber qué hay en el fondo de un personaje de composición.

Y al ritmo al que va la televisión, ¿resulta complicado trabajarlo?

Tenemos la suerte de tener una coach que hace una labor increíble y ensaya muy duro con los actores. Su trabajo me ha dado un gran abanico de colores para el personaje. En mi vida he hablado tanto en cheli y en macarrilla como ahora.

¿Se lleva el personaje de cañas?

Sí, me han llegado a decir que pare de hablar de forma tan barriobajera.

Eso lo hizo Vícente Escriba con la Chirla (Luisa Martín en ¿Quién da la vez?)
 Sí, y yo luego trabajé con él en Este es mi barrio.

¿Por qué no funcionó Este es mi barrio?

Sí funcionó porque hicimos 26 capítulos pero antes el público no estaba tan acostumbrado a las series. Ahora, al público le gusta la interpretación y la producción española y hay cientos de series para elegir con distintas maneras de interpretarlas. La gente se divierte y se identifica con sus personajes. Las series han acercado a la gente un mundo de fantasía y de sueño.

¿El teatro le ha hecho actriz?

Te vas haciendo día a día y con cada personaje. Mi formación de actriz me ha ayudado bastante y, además, soy una persona muy trabajadora y perseverante.

¿Alguna vez sintió ansiedad porque no le ofrecían trabajo?  


Llevo catorce años sin parar de trabajar y la gente piensa que me he retirado

¿Por qué no hizo televisión estos años? 

Me agotaba compaginar teatro y televisión. Preferí centrarme en las tablas porque quería hacer mi trabajo a tope. Aparecieron muchas producciones teatrales y se me olvidó que existía la televisión. Un día le dije a mi representante que volviera a ver castings.

Y el público pensó que ya no existía...
 
(Ríe).- Sí, y ¡no he parado de trabajar! O estas de moda y te llaman para todo o se olvidan de ti porque ya no te ven en televisión.

¿Cree que es injusta esa falta de reconocimiento? 

Cuando estás haciendo teatro, los espectadores dicen que si te has retirado o te has casado con un millonario. Con tanto trabajo me parece que a veces es muy injusta esta profesión, y te hablo desde la suerte que he tenido yo.

¿Volvería a presentar programas de televisión? 
 En este momento estoy muy centrada en mi carrera de actriz. La energía con la que empecé a presentar con 14 años a presentar la prefiero depositar ahora en mi faceta de actriz, pero nunca voy a decir nunca jamás. Además, yo soy muy adicta a la televisión.


Hizo hasta los especiales infantiles de Disney en TVE...
En Disney descubrí que había mundo fuera de España porque viajábamos mucho a Africa, Inglaterra, EEUU, Francia... Ha habido una variedad tan amplia en mi carrera que creo que me ha dado poso.

¿Cree que terminará sobre las tablas? 

La manera más real de expresar sus sentimientos estés como estés es el teatro y biológicamente es donde acabamos todos los actores.

¿Cuál es el papel del que guarda mayor cariño?

Mi primera protagonista fue un mano a mano con Nati Mistral y ahí descubrí lo que es mantener una ficción. Y, por supuesto, el de Nora de Casa de muñecas.

Fue una de las primeras en ganar una demanda a una revista del corazón por sacarle desnuda en un reportaje... 

Gané a los 14 años de interponer la demanda. ¡Ya se me había olvidado! Me sentí muy vendida, ofendida, había estado ofreciendo a las teles y revistas miles de entrevistas y fue en el momento en el que estaba haciendo Disney, y me hizo mucho daño.

¿Cómo se sintió? 

Me vi en el kiosco y me sentí un muñeco, una marioneta, y fue muy duro.

Fue pionera en ganar demandas... 
 Lo único que existía con los famosos era Inocente, inocente y luego te decían que era una broma, pero esto no fue broma. Fue una cosa muy dura y pesada para una actriz.

¿El cine le ha olvidado? 

No se puede abarcar todo. No he parado de trabajar. También hay actores de cine que hacen menos teatro. A mi lo que me gustaría es hacer circo y variedades. (Ríe). - O trabajar con los directores que admiro como Aranoa, Amenabar, Almodóvar, Trueba...


BIO: Ángeles Martín nació en Madrid el 12 de febrero de 1967. Está soltera y no tiene hijos. Debutó en el programa Sin vergüenza.


SIGUE LAS ENTREVISTAS A LOS MUNSTERS DE LA TELE DE CRISTAL