miércoles, 24 de octubre de 2007

Lydia Bosch: "No me arrepiento de nada de lo que he hecho en mi vida"


Lydia Bosch conversa con Bosco Palacios sobre lo más destacado de su dilatada carrera, sus compañeros de profesión, su consabida fe católica y reflexiona sobre su intuición especial para alejarse de todo aquello que no le entra 'por el ojo'.





El viernes 9 de Noviembre de 1984, una chica jovial y sonriente se presentaba a los espectadores españoles como Lydia Bosch.

Desde aquel momento Lydia dejaría de ser anónima para siempre. Aquella niña de mirada tierna y sonrisa irresistible vuelve 23 años después a la noche de los viernes que le vieron nacer como profesional en el mítico 1, 2,3 responda otra vez.

Cuando Lydia se estrenó en televisión pisando los Estudios Roma de Fuencarral, actual sede de Telecinco, el mítico concurso introducía otra novedad en esa cuarta etapa. Dejaba de lado a la vieja bota Botilde y estrenaba su primera mascota positiva, el Chollo, que acompañó a Lydia durante las dos etapas que duró al frente del podium de secretarias.

Tocada quizá por aquel chollo, por la suerte o por "esa varita mágica" como ella dice, Lydia siempre ha bordeado el éxito profesional en todos los ámbitos en los que los productores se le han rifado: publicidad, cine, televisión y teatro.

"Blanco, familiar, tierno y muy simpático" así nace No te enrolles el nuevo espacio en el que Bosch deberá lidiar con un grupo de locos bajitos dispuestos a poner patas arriba esos asuntos que preocupan tanto a los adultos.

La actriz y presentadora se estrena este viernes 28 de septiembre en la autonómica Telemadrid con un programa hecho a su medida: "soy muy niñera y me lo estoy pasando en grande con este proyecto".


Un, dos, tres

¿Cómo surgió tu primera oportunidad?

Estaba estudiando y compaginaba mis estudios como modelo de publicidad. Fui a acompañar a una amiga, Chicho me vio y me pidió subir. Pasé la primera fase y me presenté a la segunda y me escogió.

Fuiste el primer cuerpo Danone, ¿cómo podemos recuperar ese anuncio?

Yo lo tengo todo en casa, pero guardado bajo llave.

Se preparaba la vuelta del concurso en 2004 cuando acudiste al programa de Ramón García, Un domingo cualquiera, y llamó Chicho por teléfono. Le dijiste que ojalá te cogiera a ti para presentar la nueva etapa del concurso....

Tengo un recuerdo de 1, 2,3 maravilloso y habría sido una mujer "hiper-feliz" si hubiera podido llegar a presentar el programa. Cualquier cosa que Chicho me ofreciera me lanzaría a ello.

Antena 3

¿Cuál es el proyecto más complicado por el que has pasado?

El más complicado y el de mayor inconsciencia fue el presentar un programa que se llamaba Domingo en rojo de la mano de Ramón Pradera en la primeriza Antena 3. Eran cinco horas en directo y las cámaras no funcionaban bien, había mucha improvisación, los vídeos no entraban, era un caos brutal.


Luego llegaron ‘los segundos cuentan', un concurso diario también en Antena 3...


Sí, cuando terminó Domingo en rojo pasé a sustituir a Elisenda Roca en Los segundos cuentan, después vino El juego de la oca.

Y luego te vas a Argentina a presentar Sin complejos....


Fue una aventura divertidísima. Me fui con el mismo de El juego de la oca y fue una experiencia muy divertida.

¿Cómo es tu relación con Emilio Aragón?

La verdad es que no nos vemos mucho. Con quien más mantengo relación de Médico de Familia es con Luisa Martín que es una de mis mejores amigas y con Antonio Valero.

Teatro

Aunque todo el mundo te conoce por tus trabajos en cine o en televisión también has hecho teatro...

Sí, hice Pato a la naranja, Los ochenta son nuestros y Música cercana.

Y estuviste a punto de hacer con Miguel Narros Las amistades peligrosas...

Estuve a punto pero no pudo ser. Me quedé embarazada. Y una madame de Tourvel embarazada como que no pegaba demasiado.

¿Tienes el gusanillo del teatro aún metido en el cuerpo?

Me encanta y tengo ganas de volver a hacer teatro, pero con niños pequeños, aunque sé que se puede compaginar, yo me veo incapaz de hacerlo. Si hubiese un proyecto de teatro donde no hubiera gira y sólo se hiciera unos meses, seguramente iría de cabeza.


¿Te preparaste en alguna escuela de interpretación?


Hice un curso con Carlos Gandolfo, fui durante un paréntesis para saber cómo era eso, pero mi escuela fundamental ha sido el trabajo. Estar con los ojos, oídos y brazos muy abiertos para ser receptiva y aprender y chupar de los grandes profesionales.


Motivos Personales



¿Notas que haya habido con el paso de los años una madurez en tu forma de interpretar?

Sí, ha habido cambio. Sobre todo con mis dos últimos trabajos. En cine con You are the one y en televisión con Motivos Personales, que se alejaban un poco más de los personajes que me habían ofrecido hasta el momento, que eran de mujer vital, madre de familia, casi sin problemas....

¿Natalia Nadal te reportó grandes satisfacciones?

El que más. Natalia Nadal también era una madre pero con un abanico de emociones inmenso. Tras cada rodaje, llegaba a casa feliz y relajada porque en plató echábamos toda la adrenalina, saltábamos, nos golpeábamos, gritábamos....

Y siempre sufriendo por tu hija que interpretaba Begoña Maestre....

Begoña Maestre es una de las mejores actrices con las que me he cruzado y una de las persona s más injustamente tratadas por las hadas, porque tendría que tener mucha más suerte. Como compañera es maravillosa, fácil, buena persona, divertida, profesional... si los productores lo supieran se pelearían por ella.


¿Te gustaría haber participado en una tercera temporada?


Yo había leído parte de la tercera temporada e iba a continuar. La serie comenzaba unos años después y se veía que había sucedido con los protagonistas. Pero no voy a contar más por si algún día sale adelante.

Fracaso

Sin embargo, una serie que protagonizaste con Imanol Arias en Antena 3 no marchó del todo bien...

Sí. Yo siempre pienso que cuando las cosas pasan es por algo, y un escalón te lleva a otro. Dime que me quieres, que es como se llamaba, quizá no se preparó lo suficiente porque había actores estupendos.

¿Te arrepientes de algo en la vida?

No me arrepiento de nada de lo que he hecho en mi vida. Yo soy religiosa, creo en Dios y las cosas que me envía la vida creo que son para crecer y de todo he sacado lo positivo.

Dios

¿Y de repente te ha llegado la fe?

Yo siempre he sido creyente. Todos los adolescentes pasamos por crisis y cuando vas a misa no te enteras de nada. Cuando conocí al padre Jesús fue maravilloso. Yo creo que te tienes que cuidar en todos los aspectos, en el mental, en el físico y en el espiritual.

¿Estás muy agradecida a este sacerdote de Pozuelo?

Los domingos tienen una vida muy especial. El padre Jesús es un comunicador brutal de la espiritualidad y eso hace que te sientas limpia por dentro y con pilas para enfrentarte a cosas que muchas veces no puedes entender.

¿Tú crees que existe el mal?

Sí.

¿Te has encontrado a gente mala en la profesión?

Me los he encontrado en la profesión y en la vida. Cuando los encuentro intento alejarme y alejar de ellos a los que quiero.

¿Cómo reconoces el mal?

Me muevo mucho por energía. Siempre digo que hay gente blanca y gente negra, pero no por el color físico ni por la raza, sino por el áurea. Hay algo que emana de los ojos, de la mirada. Cuando noto que no hay la energía positiva, pues me aparto. Muy pocas veces me equivoco.


SIGUE LAS ENTREVISTAS A LOS MUNSTERS DE ELECTRODUENDE.COM