miércoles, 5 de junio de 2013

Gatito por liebre


Por Bosco Palacios:

No es habitual, pero a veces sucede. Un programa que puede estrenarse con datos tristes de audiencia, si la cadena lo aguanta y se mejora algunos detalles, puede acabar convirtiéndose en el Rey. Es el caso de Master Chef, ese concurso que venía de fuera abalado por un gran éxito, pero que aquí obtuvo un estreno bastante discreto. 

Ya no. Ahora el Master Chef es el master de los master y por ello se planea la versión infantil del espacio. Esta es sin duda la mala noticia. ¿Por qué no dejan a los niños en paz? No es el primer programa que tras emitir con éxito su versión adulta diseña otra infantil. 

Por lo general suelen ser los espacios que tienen el cante como protagonista los que deciden sacar a los niños a la palestra. Hace años Antena 3 emitió con éxito Menudas Estrellas, versión infantil del Lluvia de estrellas. Mucho tiempo después, como si nada hubiese cambiado en televisión, Telecinco quiere hacer de La Voz, la vocecita y por ello prepara su versión infantil. Aunque la versión más gore que se estrenó con niños fue aquel Gran Hermano infantil que presentó Paz Padilla y que afortunadamente pasó desapercibido. 

En el caso que nos ocupa, los niños no solo tendrían que aprender a cocinar sino también a convivir, ya que en el concurso de La 1 hay mucha convivencia, aunque esta no se emita por televisión. Los niños no deberían de estar aislados, ni lejos de sus familias, ni rodeados de cámaras, ni expuestos a un jurado. Sencillamente, los niños no deberían de competir. La tele debería potenciar en ellos otros valores como la solidaridad, la generosidad, el respeto… 

No es un plato agradable ver a los niños peleando por ser los primeros, ni en un concurso de voces ni en uno de cocina. Si TVE ha dejado de emitir desde hace años la versión Junior de Eurovisión precisamente por esto que se aplique el cuento y no nos sirva ahora gatito por liebre.

2 comentarios:

Kenia Q. dijo...

Estoy totalmente de acuerdo contigo, me encanta Masterchef pero me parece totalmente innecesaria la versión infantil, porque los niños no deberían de entrar en una competición tan dura.

Anónimo dijo...

Debería estar expresamente prohibido por ley que menores tuviesen relevancia en tv, ya está bien que los padres frustrados lleven a los niños de casting en casting buscando su minuto de tele.