jueves, 23 de octubre de 2008

Podría ser tu madre




Hoy he abierto mi correo y me he encontrado con el mensaje de una señora que dice ser: elysa_relajate.

"Me llamo Elysa y llevo muchos años preparándome para cumplir mi sueño, convertirme en una gran cantante. Con mi canción 'Relájate' quiero conseguir que haya menos depresiones y estrés, es una canción de autoayuda para sobrevivir a la posmodernidad. Gracias a Internet (youtube) y programas como Factor X, donde aparecí ayer, he logrado que 'Relájate' se convierta en un auténtico himno. Me gustaría que pusierais mi vídeoclip en tu web, ya que lo he hecho con mucho cariño para todos vosotros..."


Y me envía el enlace a su vídeo, pidiéndome que le de repercusión:

http://www.cuatro.com/microsites/factorx/sube-videos.html?id=FX08_3830

Pues, ya la tienes, querida Elysa. Pero también te voy a dar mi opinión sobre ti y sobre este tipo de programas como Factor X, que te mantienen tan obsesionada.

Lo primero que me viene a la cabeza para responderte es el título del programa sobre pederastas que emitió hace una semana Antena 3: "Podría ser tu hijo", y en tu caso lo extrapolo a "Podría ser tu madre". Así que he decidido responderte bajo estos parámetros.

Préstame atención, Elysa:

El lunes entré en el programa Sospechosos Habituales, de Burjasooft radio para hablar, entre otros temas, de los programas de frikies. Creo que antes se hacían "espacios frikies" donde el protagonista y el respetable (el público) se medían con las mismas armas. Los inventó el maestro Chicho Ibáñez Serrador cuando desde su Semáforo permitía que los que estuvieran dispuestos a hacer el ridículo se enfrentaran a la opinión del público y su cacharrería:



Me viene a la memoria otro programa del mismo palo, pero más sofisticado y con menos encanto. Telecinco estrenó hace diez años Cita con Apeles, donde distintos frikies tenían que engatusar al público en plató antes de que éstos les decapitasen votando con un mando a distancia.

Entonces, el público aún contaba. La historia era más teatral: había comunicación en plató. Hoy, no. La tele que se hace ahora es unidireccional. Lo único que puede hacer el espectador es mandar SMS que después, si pasan el filtro, acaban parpadeando unos segundos en pantalla. El circo romano se ha quedado cojo y, ahora, las fieras se someten a un "experto jurado".



Querida Elysa, si te queda algo de sentido común, olvídate del programa Factor X y de todos los redactores televisivos que, tras ver tu vídeo, te llamen para que acudas a sus espacios. Se reirán de ti y harán, gracias a tu "talento" y al de miles de personas como tú, numerosos especiales de castings donde, corriendo la mejor de las suertes, acabarás llorando y enfadándote con el jurado que te pongan en frente.

Eres carne de cañón de este tipo de programas en los que juegan con gente cuyo único pecado no es no saber cantar sino creer que la opinión de los que les están juzgando vale la pena.

Ni su opinión cuenta, ni ellos lo valen, querida Elysa. Micky Puig, por ejemplo, cantaba canciones que solo contenían la palabra Maradona.

Relájate, de verdad, y enseña tu obra de arte a tus amigas. Ríete con ellas, apúntate a clases de teatro, salta y grita. Y si, después de hacerlo, te sigues viendo muy obsesionada con al idea de la fama, visita a un psicoanalista. Pero no pises un plató de televisión porque tratarán de engañarte para que hagas el ridículo delante de millones de espectadores que esperan a gente como tú para creer que sus vidas merecen la pena.

Ah! Y tampoco se te ocurra llamar a los concursos de llamadas que actualmente ofrecen todas las cadenas privadas en su parrilla de madrugada. La explicación sencilla es que son un timo. Avisa a todas las personas que quieres para que conozcan ésto y ¡Suerte!

9 comentarios:

IVAN REGUERA dijo...

Pobre mujer...

Este post es de los mejores que has escrito. La nueva etapa de este blog te está sentando bien.

Anónimo dijo...

Has dado en el clavo. Programas como estos son los que destrozan a los más sensibles.

Sara dijo...

Excelente reflexión. Qué pena que los que se creen que son algo, valgan tan poco.

seseña dijo...

joder, el padre Apeles, vaya crack, ¿que será de su vida? ¿ ya a quien le importa? jajaja..

resti dijo...

pero son mas colgados lo que ven estos programas . no digo haciendo zapping sino la cantidad de gentre que está enganchada a ellos. Dios mio vaya mediocridad de pópulo ibérico.

angelina dijo...

me encantaba el reality del bus

warrent dijo...

¿se puede saber cuanto han variado las audiencias medias de los diferentes programas de GH? Seria curioso de analizar.

Anónimo dijo...

Muy buen post

TELEpatético dijo...

Ahhhh el programa de apeles y rociíto es una de las cosas más bochornosas que se han visto por la tele. Por cierto, que antes de El semáforo Tele 5 también tuvo un tenebroso programa de talentos chungos llamado Qué gente tan divertida, con el gran Javier Basilio y la histriónica Loreto Valverde. Fue otro de los programa surrealistas del canal de la rima fácil.