lunes, 27 de octubre de 2008

Esta crisis era una ruina


La que se avecina para el 2009 va a ser guapa. Antes de que caigan unos y otros, los parados suban hasta igualarse a los empleados, y la mejor comodidad para todo bicho viviente sea vivir de gratis en prisión, algunos profesionales de la tele ya están empezando a ver cómo su chiringuito hace aguas.

Telecorazón, ese engendro 24 horas dedicado a cuchichear sin freno sobre la vida de famosos, neo-famosos y antiguas reliquias, echa el cierre tras cinco años en antena. El pobre Carlos Ferrando, la lengua viperina del periodismo más rancio, se va al paro y con él un conjunto de profesionales (cámaras, redactores, reporteros, colaboradores) que seguramente agradecerán este kit kat alejados de la casa de la Pantoja y del coche de Belén Esteban.

Cuando el Tomate terminó, sus trabajadores respiraron. Hasta el mismísimo Jorge Javier Vázquez daba las gracias por dejar de ser "la mariquita más maliciosa" de la tele.

La primero que hace la crisis es detectar lo gratuito e innecesario y con ello cae lo superfluo, chabacano y vulgar. La falta de liquidez provoca que agudizar el ingenio sea el único antídoto para reflotar un programa, una cadena o todo un sistema. Ojalá así suceda.

Telecorazón no ha sido la única víctima en esta primera fase de cierres audiovisuales. La plataforma Ono planea un ERE que afectaría a 1.300 empleados y hasta la cadena número uno, Telecinco, ha tenido que paralizar uno de sus realitys más rentables, Supervivientes, aplazándolo a la primavera y cambiándolo de ubicación. ¿Acabarán en Cuba sus concursantes?

Esta crisis ya no es una ruina. La profesión periodística está empezando, y lo hará más, a dar cabida entre sus plumas a economistas especializados, escritores y filósofos varios. Cuando ya no hay remedio para enmendar un problema, hay que cubrir y alimentar otras necesidades. No hay dinero, pero aún hay un ser humano que es capaz de pensar, sentir y reflexionar sobre su existencia. Quizá sea un buen momento para levantar otros valores que antes, cuando las vacaciones eran la única preocupación de todo trabajador, andaban por los suelos.

12 comentarios:

IVAN REGUERA dijo...

La criris económica es nueva, pero la crisis motral y creativa lleva años instalada entre nosotros.

¿Esto hará que cambien las cosas? Lo dudo, pero ojalá tu final esperanzador se cumpla en algunos sectores.

Diego3 dijo...

Vaya, vaya con Telecorazón y toda la carroña televisiva que va cayendo por su propio peso. Viva la crisis!

Anónimo dijo...

Propongo valores refugio para frontar la crisis, a saber: peliculas clásicas de las e blanco y negro y que son chungas de bajar por internet.Más programas para niños para que los podamos dejar enchufados a la tele y nos dejen vivir.Reposición de un gran documental de VALOR incalculable "El Hombre y la Tierra" de Félix Rodriguez de la Fuente.

murdock dijo...

Anonimo ¿y con lo que propones las udiencias subirian o bajarian?

Anónimo dijo...

sin duda subirian; la gente está acostumbrada a ver lo que la echen; sino mira la mierda de los ultimos años... con calidad siempre se gana y mas en tiempos de crisis.

sara dijo...

murdock...subirían... mira la tele de pago lo que chuta.

seseña dijo...

el invierno, el frio, la crisis; la gente va a hacer mas vida de casa y en casa la tele encendida; al menos una. Programadores , a ponerse las pilas.

TELEpatético dijo...

Lo de la crisis ha sonado como una excusa para cerrar el canal en cuestión que yo creo que hubiera cerrado igual igual. Lo que resultaría curioso es que por efecto de esta crisis nos cerraran un canal de los grandes ¿te imaginas? En Francia ya pasó, que el público no respaldó a su particular Tele 5 y echó el cierre. Algo parecido aquí sería impensable, ¿o no? De momento hemos visto cómo se intenrcambian accionistas y no queda ni rastro de la identidad inicial de las cadenas, pero ¿y si algún día el nuevo quiere montar otra cosa que lleve otro nombre para no arrastrar la imagen de marca de los equipos anteriores?

warrent buffet dijo...

el dinero de las privadas sale de loas anunciantes pero tambien tienen una fuerte capitalización de dinero en bolsa. Tal y como están las cosas no hay mas que ver que tel5 y A3 han perdido mas de tres veces lo uqe costaban hace un año. Es dinero que ha salido de estos valores y que les va hacer ajustarse el cinturón porque los anunciantes solos no dan para vivir como están viviendo las privadas (por encima de sus posibilidades). Veremos cambios importantes en las programaciones e incluso en la propia filosofia/ politica de las cadenas.

warrent buffet dijo...

No tiene porqué ser negativo ya que gastar mas dinero no siempre es sinonimo de calidad (para ejemplo el real madrid). Puede que con programación mas barata haya mas espectadores que disfruten de una television de mayor calidad.

dexter dijo...

y que pasa con las publicas¿? he oido decir que nos cuestan a cada español 13€ al año.
Mis 13 euros de este año quien me los devuelve porque no vi la 1 ni la 2 desde hace siglos,

martacibelina dijo...

No sería bueno que desaparecieran las públicas.Nunca es bueno echar a más gente a la calle. Los empresarios deberían tener más responsabilidad social. Doy por empleados bien los 13 euros con los que contribuyo si con eso se mantienen los puestos de trabajo. Pero que me den calidad, que no intenten competir con las privadas haciendo basurilla.