viernes, 21 de noviembre de 2008

Teleprompter


Los maestros de la tele acudieron este viernes al programa Espejo Público, presentado por Susanna Griso, para hablar del día Mundial de la televisión. Un placer disfrutar de Joaquín Arozamena, Laurita Valenzuela, Ignacio Salas y Marisa Medina en su salsa.

Afortunadamente, aunque la Medina se recorrió TNT y algunas máquinas de la verdad, los padres de la tele no han claudicado ante las nuevas tendencias "destripafamosos" o "opinasobretodo". Son la experiencia viva de la edad dorada de la caja tonta. Así, lo resumía Salas: "Nosotros somos el jurásico pero vivimos la edad de oro. Desayunábamos con Orson Welles y a media tarde asistíamos a una ejecución y por la coche montábamos en un helicóptero. Todos nos abrían las puertas. Teníamos el mundo a nuestros pies."

Hoy la cosa ha perdido su encanto y nunca antes la televisión había sido tan denostada como ahora. "Cualquier tiempo pasado no es ni peor ni mejor, es pasado", repetía Salas.

Arozamena puso el ojo en el teleprompter para explicar que la televisión había perdido en humanidad: "El teleprompter ha hecho que la televisión gane en precisión, pero que pierda en emoción". Griso le preguntó qué le parecían los presentadores de los informativos que parece que no saben lo que están diciendo (véase ella misma) y Arozamena, mítico del Telediario, le contestó que el telepromter se ha comido al ser humano porque las palabras ahora no salen del corazón ni de la cabeza sino de la propia cámara.

Valenzuela recordó cómo fue su primer día de directo: "No me puse nerviosa porque no tenía ni idea de lo que estaba haciendo. Simplemente, me dijeron que hablara cuando viera una luz roja. Se encendió y hablé."

Ellos, los comunicadores que hablaban, pensaban, sentían y escuchaban han visto como la tele ha evolucionado hacia lo que hoy es: un guirigay de planos sucesivos, sonidos estridentes y máquinas humanas que, cual teleprompter, han perdido toda capacidad de comunicación espontánea. Antes el comunicador hablaba a la cámara, ahora la cámara le dice lo que tiene que decir. La sofisticación de la técnica mató a la vieja estrella de la tele, preocupada ahora más por "la laca" que por lo que está contando:

6 comentarios:

IVAN REGUERA dijo...

Una gran reflexión de Ignacio Salas y de Arozamena. Los tiempos son otros, efectivamente. No sólo en la tele, sino en la prensa, en el cine, en la radio... Todo es otra cosa ASQUEROSA.

Emilio G dijo...

Griso no es el mejor ejemplo de busto parlante. Desde hace dos años demuestra su versatilidad en las mañanas de Antena 3 (política, sucesos,... incluso "sketchs"!). ¿Un busto parlante?
Griso al margen, mi visión del conflicto es que se DICEN muchas cosas y se CUENTAN pocas. LEER = DECIR. CAPACIDAD COMUNICATIVA = CONTAR.

appelgreen dijo...

Alugnos mamarrachos, ni con el telepronter se lucen delante de una cámara. En los resúmenes de G. H. , el presentador no se puede equivocar más veces seguidas. Y encima, no tiene gracia.

Sergio dijo...

Hola Bosco. ¿Podrías volver a poner el artículo ese donde decías que Telecinco intentó llevar a cabo la fórmula de SLQH hace 10 años? Es que lo estoy buscando y no consigo encontrarlo.

Bosco Palacios dijo...

Hola, Sergio. Te dejo el enlace:

http://www.soitu.es/participacion/2008/10/03/u/bosco_1223057655.html

Bosco Palacios dijo...

http://www.soitu.es/u/bosco

Ahí, lo verás mejor. Es del 3 del 10. Abrazo.