jueves, 17 de marzo de 2011

Reinas


Algunos piensan que la guerra Twittera entre MAM (Miguel Ángel Muñoz) y el actor que da vida a Fidel en Aída es una campaña de fidelización de Telecinco. Cierto es que la cadena es retorcida para esto del viral y el autobombo y que una mala promoción, mientras suene mucho, LE PONE cachonda, pero no creo que este revuelo haya sido diseñado.

Ni siquiera se trata de una lucha de egos, a pesar de las citas a Bardém y al triunfo. En esta guerra de libertades de expresión a golpe virtual con lenguaje indio hay que decantarse por uno de ellos y esta Tele de Cristal cree que la reina de la batalla es: Fidel.

De dárle la razón a MAM asumiríamos que por compañerismo, por respeto o por miedo ningún compañero del medio podría dar con libertad su opinión sincera sobre una serie, una película o un programa donde trabajen otros. Que es lo que ha hecho Eduardo Casanova en su twitter bajo el rótulo de "Fracaso".

Eso es lo más lamentable de todo. Lo que ha molestado no ha sido una crítica personal hacia un trabajo interpretativo, creativo o artísitico sino un mero vaticinio al medidor de audiencias. Un mal de ojo al número de cuenta donde se ingresa la nómina. Si a MAM le hubieran dicho que su personaje es tan poco creible como los escándalos que protagonizó su pitonisa madre en su día, como así es, no habría saltado con tanta furia.

Y este es un signo de los tiempos de Sofres: también cuando a blogueros o a trabajadores externos del canal nos enseñan un trabajo telecinquero, les importa poco si opinamos algo malo sobre el guión o las interpretaciones, tan sólo quieren escuchar que el producto será un éxito. La crítica que se valora perfecta se escribe así: "Es mala de cojones, pero funcionará en audiencia."

Y no sólo los números están por encima del contenido. También la justicia queda para el canal y sus trabajadores en un segundo plano: Este miércoles se anunció la citación de AR a los juzgados en calidad de testigo, tras el escándalo "Isabel", y la respuesta fue inmediata: "Primero presentar el programa, y se estudiará otro horario para la comparecencia." 

Sí, la Quintana está intentando cambiar la fecha porque le coincide con su programa ¿Es que no puede AR pedir un justificante como todo trabajador llamado por la justicia?

Lo siguiente que podrían proponer desde Cuarzo es hacer la comparecencia en directo o  quizá a Telecinco se le ocurre una idea mejor y deciden proponerle a la presentadora y al juez de instrucción ir a De Buena Ley y hacer un especial VIP para este viernes.  

Tirando de archivo ya tienen la promoción de este "La reina de las mañanas dándolo todo": Veredicto, El Reencuentro.

2 comentarios:

Mike Medianoche dijo...

Lo de AR es tan fuerte... De presentadora de Veredicto a sentarse como "testiga", que diría Chus Lampreave. Y como dirían las nuevas Grecas, "que le den".

Bosco dijo...

Testiga de Geno- va.