viernes, 3 de julio de 2009

Scat




¡Contra el mal dato de audiencia, gazpacho de conciencia! La parrilla guarrilla de Telecinco vuelve a humearse gracias al chef del escándalo y de la ordinaried: J.J. Vázquez.

El otro día un pezón al aire, ayer un par de "tetas fuera" de una actriz porno, mañana será el mismísimo Pipi el que se 'empipone' delante de la Esteban. Estoy seguro de que si le dejaran J.J propondría mamadas, bukakes y demás experimentos semen-anales a la hora del postre.

La teta sube el share desde que las Mamachicho se pasearan por el Tutti Fruti con alguna fruta de menos. Sálvame es el nuevo programa estercolero de la cadena: el tufo de sus colaboradores, el hedor del presentador y la desgracia de sus invitados se mezclan a una hora en la que la decencia (Amar...) o la inocencia (Sé lo que...) se ven las caras.

Pero no es la única perversión de Telecinco: la cadena planea hacer una miniserie con la vida de Paquirrín. Ya saben: durante cinco años no se cansaron en hacer sangre del muerto, del toro, de la clavada y de las viudas.

"Mataron" a una de ellas, llenándola de glamour y de coca, a la otra la encarcelaron en su propio silencio. Como la ficción esta ahí para continuar la realidad, el canal ha decidido seguir haciendo sangre por esta otra vía.

Ahora que hay tantos galardones a programas televisivos podrían pensar en hacer algo por premiar a la peor calaña de la televisión, ya que ni el defensor del telespectador, ni el horario infantil, ni el código ético sirven para una mierda.