jueves, 29 de enero de 2009

Gusto, susto y disgusto




¡Qué gusto! Ya era hora de que se hiciera justicia con Coronado, deseoso de aparcar los yogures por saborear una serie de éxito. El bueno de José, que cual Paco Rabal ha ido mejorando con los años, lo ha intentado tenazmente desde que abandonara la redacción de Periodistas. Entre sus últimas profesiones frustradas figuraran la de bombero, político y detective (Código Fuego, Los ochenta y RISK: Policía Científica).

Cuenta Acusados con un reparto de esos que no escatiman en talento: Silvia Abascal, gran víctima gore de lo que será el secuestro que sirva de hilo argumental para los próximos capítulos, Blanca Portillo, alejada de la comedia aún tiene más fuerza y carisma, el propio Coronado, contenido y potente, Doña Goya Toledo, la eterna amiga de Pé para el público consumidor de prensa rosa, pero una actriz con una estrella que echa para atrás (imposible olvidarla por su desgarrador trabajo en Amores Perros), e Isabel Serrano, que tras errar con CLA No somos Ángeles vuelve a intentarlo acompañada de un reparto por fin a su altura.

Siempre dispuesto a criticar los nuevos productos de ficción por ser inocentemente utópico y pedirle a la tele que me sirve otros platos más exquisitos que las tapas de 'Aída', creo que Acusados es una serie que se deja ver y seguir, gracias a una sabrosa trama con actores de infarto.

De entrada, en el primer capítulo no cometieron los errores retorcidos de aquella surrealista Motivos Personales donde los extraterrestres y el Ántrax eran lo único que le faltaba para justificar las tramas.

Los creadores de Acusados, que quizá hayan mirado al otro lado del charco para ver cómo era el gabinete de Glenn Close en Daños y perjuicios, han sabido resolver con intriga su primer capítulo, definiendo a los personajes que conformarán la serie, haciendo atractivo su seguimiento y creando la tensión necesaria para no desconectar ni un segundo.

El anuncio publicitario llegó una hora después del comienzo y tras esta frase:

- "Voy a contarte algo que nadie más sabe, absolutamente más nadie y quiero que quede entre tú y yo. ¿Entendido?"

- "Sí"


(Publicidad).

¿Cómo no ser cómplice de los programadores de Telecinco ante tal acierto de enganche?

El disgusto llegó cuando tras los comerciales apenas se nos ofreció algo más que el resumen de lo que será el segundo episodio de la serie. Acusados.

10 comentarios:

Dani dijo...

A mí también me ha sorprendido muy positivamente. No pienso perderme los siguiente capítulos.

Sara dijo...

Felicito a T5 y a IdayVuelta por esta gran serie. Me ha encantado. Besos.

Eloy dijo...

Realmente se intuye un magnífico guión, que espero no nos defraude. Al menos a mí me han enganchado totalmente con la intriga! Se adivina que hay mucha tela, pero ando totalmente despistado.

Anónimo dijo...

Por favor, es una puta copia barata de Motivos Subnormales!

Noe dijo...

Anónimo... con que sea la mitad de buena que Motivos Personales, va a ser una muy buena serie, aunque ojalá se acerque más y no se quede sólo en la mitad.

Anónimo dijo...

No pensaba que en España pudiésemos hacer series de esta calidad. ¡Felicidades!

Anónimo dijo...

no es que los guionistas hayna visto Daños y Perjuicios, es que la han copiado descaradamente.TODO.gustara al que no haya visto la serie de Glenn Close pero no tiene ningun mérito, y es una pena, porque no puede evitar compararla

IVAN REGUERA dijo...

Cororonado estaba muy bien en esa de Urbizu que se llamaba La caja 507 (peliculón).

PASA DE LA TELE (pero no de este blog). RECOMENDACIÓN: The Purple Rose of Cairo, de cuando Woody Allen era grande. Banda sonora de Dick Hyman, dirección de foto del inmenso Gordon Willis. Con Mia Farrow, Jeff Daniels... ¡¡LA DE DIOS!!

resti dijo...

Coronado no me gusta nada aunque se haya renovado por dentro y es o se note por fuera

celestino dijo...

La serie es realmente buena; quizás la mejor española de los ultimos años.
La calidad de los actores se nota en le resultado final.