viernes, 30 de enero de 2009

¿Dejaría a su hijo ponerse delante de un toro?




Michelito tiene once años y es torero. En México no está prohibida "la explotación taurino festiva de menores" y sus padres están orgullosos de que su hijo haya obtenido el récord Guinness gracias a los toros. ¿Imaginan la que se montaría en España si soltáramos a un niño al ruedo?

Pues ya ha pasado. En lo referente a los toros, los españoles el Juli y Luis Miguel Dominguín tuvieron que emigrar a sudamerica antes de cumplir los dieciséis años. En el mundo del espectáculo, sin embargo, el triunfo infantil ha estado permitido desde la época del caudillo y, además, muy bien visto.


Pilar Eyre
en su libro 'Ricas, famosas y abandonadas' cuenta sobre Marisol que "cuando tenía ocho años, un empresario formó con otros siete niños paupérrimos y artistas un grupo que se llamó los Joselitos del Cante, aprovechando el nombre - Joselito- de otro niño prodigio con la infancia destrozada".

EL TORO DE LA FAMA

La cámara también puede convertirse en un toro que tarde o temprano pasa factura. El alcohol y las drogas fueron la herencia que muchos niños prodigio recogieron en su madurez. Macaulay Culkin pasó de estar solo en casa a estar solo con la botella; Joselito, tras pasar por varios centros de desintoxicación, terminó su carrera atravesando penurias en el televisivo Supervivientes; las hermanas Olsen (las niñas gemelas de la serie Padres Forzosos) han llevado una adolescencia de lo más truculenta y su mayor mérito actual es dejarse ver por las fiestas más deprimentes junto a Paris Hilton; Drew Barrymore era alcoholica con tan sólo diez años, afortunadamente ha retomado su carrera y su vida.

Michelito se defiende de las críticas argumentando que "a la gente que no les guste los toros, que no se meta". Está claro que sus padres le han enseñado qué contestar y cómo atender a los medios. Quizá habría que empezar por educarles a ellos y también a la cantidad de padres españoles que llevan a sus hijos diariamente a los castings de series, películas y anuncios. Algunos incluso cuando son bebés.

Laura Cepeda, actriz española y directora de casting, comentaba en un documental producido por TVE para La Noche temática que a diario pasan por su agencia muchos niños que carecen absolutamente de talento, pero que son sus padres los que se emperran "en que valen" y los presentan una y otra vez. En España aún sigue permitida la explotación infantil y la tele es cómplice de ello.

A veces, someterse a un jurado (recuerden el polémico Eurojunior de donde salió María Isabel) es como ponerse delante de un toro. Un niño puede agradecer dar la vuelta al ruedo con dos orejas, pero difícilmente podrá recuperarse en su vida de una cornada.

Una sociedad que utiliza económica o ideológicamente a la infancia es una sociedad que tiene muy poco respeto por sí misma. Usted, ¿permitiría que su país consintiese y aplaudiera ver a su hijo delante de un toro?

9 comentarios:

resti dijo...

Jamás, me parece una irresponsabilidad dejar a un niño hacer eso.

miss universo dijo...

¿que pasaria en caso de muerte? ¿ de quien seria la responsabilidad?

seseña dijo...

Si las autoridades lo consienten es porque la responsabilidad recae sobre los padres. Evidentemente es el caso de Mexico. Aqui en España no se podraia hacer.

la pauli dijo...

¿cuanto dinero les han dado a los padres del niño en cuestion?
Ahí tiene lo que valoran la vida de su hijo....

celestino dijo...

Si esta corridas de menores de edad son retrasmitidas por tv; me parece una irresponsabilidad tremenda.

aguirre dijo...

En Méjico se permite torear a menores porque no se contempla como un trabajo remunerado sino como un espectaculo,un festejop o una tradición.
No se contempla para nada el riesgo que sufre el menor.

warrent buffet dijo...

¿y que pasa con las niñas , ellas no torean o que?
Esto es un negocio y manda el dinero pero corre menos peligro un niño en una mina de diamantes o cosiendo para nike que en el ruedo.
Luego ponemos el grito en ele cielo por otros caso similares.

negrete dijo...

No creo que sea peligroso. Se miden muy bien los riesgos. Lo malo es que hay una campaña en contra del mundo taurino que traspasa fronteras. Para algo autentico que tenemos en España y no lo valoramos. Así somos. Esto lo hacen en alemania y le sacan el 120 %

Pablo dijo...

En Chile ocurrió algo similar un par de años atrás cuando se subió a Internet un vídeo, en el cual se mostraba a una niña de 7 años rogándole a sus padres para que los bajaran porque no podía seguir cantando, ya que "le dolía la guatita".

¿Dónde están las organizaciones de protección a la infancia en estos casos?

Saludos desde Santiago, muy buen blog.