jueves, 4 de diciembre de 2014

'La conspiración del silencio': Mengele, otra vez

Por: Iván Reguera.

Josef Mengele, uno de los mayores monstruos del siglo XX, se hizo muy famoso en los setenta gracias a rumores e investigaciones periodísticas y películas como Los niños del Brasil, que es tirando a malilla. Mengele como personaje volvió a aparecer en Y los violines dejaron de tocar, La lista de Schindler, La zona gris y El médico alemán. También el villano de la magnífica Marathon Man se le parecía. Ahora Alexander Fehling (al que vimos en aquella mamarrachada de Tarantino llamada Malditos bastardos) protagoniza La conspiración del silencio, thriller sobre el primer juicio celebrado en Alemania contra la barbarie de los soldados de las SS en Auschwitz. 

La película está ambientada en 1958, cuando un joven fiscal descubre, con la ayuda de un periodista y un superviviente del campo, pruebas para apresar a miles de antiguos soldados de las SS. La primera pregunta que uno se hace al ver esta película es cómo fue posible que el pueblo alemán y sus administraciones silenciasen y tapasen lo perpetrado en Auschwitz y en otros campos. ¿Cómo justifica una nación como la alemana que hasta 1966 no celebrasen este juicio, más de 20 años después de aquel horror? Asqueroso, sin más.
 
La conspiración del silencio es un film interesante por lo que denuncia y cuenta, pero no tanto por cómo lo cuenta. A su protagonista le queda un poco grande el personaje, el metraje es excesivo, la realización académica, momentos como las pesadillas del protagonista con Mengele son sonrojantes y la historia de amor es insulsa. Pero, en fin, la película se deja ver. Y, desde luego, al que le fascine esta página de la historia no se la puede perder. En enero en cines.

4 comentarios:

leo dijo...

antes te currabas más las críticas... ahora parece que ya sólo te motiva hablar de Podemos

Anónimo dijo...

Pues a mi me has dejado con ganas de verla. Siempre me he preguntado lo mismo... "cómo fue posible que el pueblo alemán y sus administraciones silenciasen y tapasen lo perpetrado en Auschwitz y en otros campos."
¿Cómo pueden decir aún los alemanes que sus abuelos no sabían nada de lo que estaba pasando?
¡Curiosidad por verla!
María G.

Bosco Palacios dijo...

Leo, ¿a qué te refieres? El texto lo firma Iván reguera, y es sobre una película de próximo estreno. No se habla aquí de Podemos. :(

Leo dijo...

perdona, Bosco: me refería a Iván que hace mucho tiempo que le leo... tenía que haberlo especificado.