miércoles, 19 de enero de 2011

El mando a la mierda (I)

¿Se puede escoger sobre lo que no se conoce? Estoy harto de escuchar que los telespectadores tienen capacidad de decidir gracias a una cosita que se llama mando a distancia. Pero esto no es cierto. Podrá ser a distancia pero a través de esa cosa "se manda" muy poco. El aparatito nos secuestra.

Estoy a favor de la creación del nuevo Consejo Audiovisual, organismo implantado en otros países, que creará el gobierno próximamente. Los detractores del Comité de expertos creen  que la censura podría volver a imponerse en los medios de comunicación.

Pero ¿no es también censura la televisión que hoy tenemos, que no permite que haya espacio para la formación, asociando contínuamente share con deformación y perversión? ¿Es que no son la mayoría de los contenidos que hoy ofrecen las cadenas censurables? ¿Es que no los censuramos en nuestros corrillos sociales o, a veces, incluso mientras los estamos viendo?

Desconozco si el Consejo entrará en estos temas, pero de creárse debería de hacerlo y censurar sí, prohibir, muchos programas. Desde hace años vemos cómo las cadenas timan a personas en directo ofreciéndoles juegos estúpidos o milagrosas palabras que arreglarán su vida. Nos engañan, los estafan y consentimos.

Desde la llegada del corazoneo hemos asistido increzendo a un gusto por lo obsceno, a una pérdida desgarradora de lo íntimo, a una perversión absoluta de lo digno, a unos niveles de indecencia y de animalización en los platós, que de asistir al espectáculo en cualquier calle lo denunciaríamos inmediatamente a la policía, pero como se emite por televisión, se acepta y, por repetición, se convierte en ejemplo.

Consentimos el mal y encima se nos acusa de cómplices de su producción y emisión por culpa, qué curioso, de esa cosa llamada mando.
--------
CONTINÚA 'EL MANDO A LA MIERDA' (II) ESTE VIERNES EN LA TELE DE CRISTAL...

1 comentario:

william Saïd dijo...

totlamente de acuerdo